sábado, 24 de noviembre de 2007

Célebres Clandestinos: Darío Falconi

Célebres Clandestinos
DARÍO FALCONI


Falconi se expone al entrevistador de cosas absurdas, él conoce de eso, veamos como reacciona. ¿A quién le importa si es un periodista de Villa Maria? Yo te hago una pregunta, vos respondés con los huevos. Tan fácil como eso. Tan difícil como tener una respuesta para todo.

¿Dónde está la tristeza? La tristeza se encuentra enquistada en cada uno de los hombres, algunos tienen la manera de ocultarla u olvidarse por momentos de ella, yo... no.
¿Dónde están los nadadores? Ya no están este mundo, existieron en una época pretérita de la que ya es difícil volver; sin embargo nos quedaron sus historias.
¿Dónde está el rocanrol? Como lo dijo uno de los integrantes de Macroporno, está en todos lados, en el patio, en la sala de ensayo... a lo que yo agregaría en mi vida; ya que no puedo pasar un día sin que escuche alguna buena canción.
¿Dónde están los consumidores? Con Lita de Lazzari, sacando chispa a las Flecha por las distintas arterias de la ciudad.
¿Dónde está la luna? Del otro lado según Pink Floyd. En Tucumán dicen otros. Gary me dice que la mire que ella esconde al amor. Michael Jackson camina por su superficie. Borges me dice que está enfrente... la verdad es que si me dejo llevar por estos tipos no la voy a encontrar más.
¿Dónde están los discjockey? En algún boliche de mala muerte o poniendo música en los casamientos y cumpleaños del barrio.
¿Dónde están los aborígenes? Pasando hambre en las provincias más pobres del País, pero también en la ciudad, acá cerca, ¿no los ves?
¿Dónde están los punk? No sé... la verdad es que nunca los vi, sólo conozco a algunos payasos que se disfrazan como pájaros desplumados y ostentan orgullosamente su desastre.
¿Dónde están los heavys? Al único que podría encasillar en esta categoría es a un personaje de Villa María que ya no está físicamente con nosotros, le decían Monky y era un músico y un dibujante de puta madre; pero por sobre todo buena gente. Mis respetos Daniel Tieffemberg.
¿Dónde está la belleza? En el interior de cada uno, pero también en la palabra, en la imagen, en la música, en la naturaleza. Hasta en lo más horrible está la belleza.
¿Dónde están los discapacitados? Están en todos lados: son esas personas que no tienen la capacidad de aceptar al “otro”, que como persona diferente a nosotros, posee capacidades distintas a la nuestra.
¿Dónde están los boxeadores? Yo le preguntaría a Osvaldo Principi. Pienso en Ballas por ejemplo, que se encuentra desde hace un tiempo dando charlas en contra de la droga. Pienso en Mike Tyson y me pica la oreja...
¿Dónde están los escritores? Todos somos escritores, escribientes, escribidores de la historia que vivimos y que nos atraviesa a cada uno en un espacio y tiempo determinado.
¿Dónde están los revolucionarios? Yo te lo respondería con una pregunta, ¿hay revolucionarios en la actualidad?
¿Dónde están las mujeres hermosas? En Villa María, sin duda... Yo, por las dudas ya me agarré una, la más bella, claro.
¿Dónde está López? Murfiando.
¿Dónde estás vos? Sinceramente no sé, nunca logré encontrarme, no sé donde estoy, no sé donde voy, no sé como soy, no sé quien soy... (Quizás el que está respondiendo este cuestionario tampoco sea yo, ¿será el otro Borges?.)
¿Dónde están los fotógrafos? En este cuadro seguro que no. Uno de ellos, Robinson Ríos, es el que me sacó tan bonito en las márgenes del Ctalamochita, costanera de Villa María.
¿Dónde están los gays? En su mayoría en Oliva, aunque también andan por tu ciudad. Let It Be, Let It Bleed...
¿Dónde están los que niegan? Sería más fácil preguntar a donde están los que aceptan, los que ceden, los que acompañan, los que se juegan por uno.
¿Dónde están los enanitos verdes? Perpetuando la especie en los cielos nacionales a bordo de un Boeing... claro, los acompaña la rubiona que se peina en la cama.
¿Dónde están los ricoteros? Están. Son hijos de un matrimonio que ya no existe, cuyos padres andan adorando a dioses falsos o refrescándose las bolas con algún aire acondicionado. Sin embargo, en esta época donde la moda es rearmar matrimonios musicales, no sería descabellado que la familia vuelva a unirse.
¿Dónde están los peluqueros? Sorteando para saber quien me tusa la sabiola. Hoy seguro que ninguno, porque todas las viejas van a hacerse sus baños capilares, permanentes, reflejos y demás tratamientos con ruleros multicolores.
¿Dónde están los que abrazan? Un buena pregunta, saber donde están las personas que brindan un abrazo fraterno, un abrazo de amor, un abrazo que te reconforte... Una abrazo dado con ganas, un abrazo es tan necesario como el aire que se respira. Dichosos los que lo hacen.
¿Dónde están las putas? ¿En este momento...? Durmiendo con la panza apuntada al techo, producto de una ardua noche de laburo y mateada conjunta con las compañeras.
¿Dónde están los sindicalistas? Llenándose los bolsillos a costa de los trabajadores que quieren un mejor ingreso para vivir.
¿Dónde están los auspiciantes? ¡Sí! ¿A dónde están? Tengo los pies llenos de cayos y la idea de que cada vez es más inútil hacer cosas para los habitantes de la ciudad.
¿Dónde están los cumbieros? Al frente de la casa de mis viejos, ¿cómo no saber donde está si cada vez que ponen música todo el pueblo los escucha?
¿Dónde están los modelos? Quizás Ante Garmaz tenga la respuesta; pero si nos referimos a modelo en el sentido de un referente al cual tomar como ejemplo, considero que quedan muy pocos y son de carne y hueso: mi madre, un amigo, un jefe...
¿Dónde están los piqueteros? Agazapados esperando la oportunidad para unirse al envío de algunos mercenarios que utilizan al pueblo para lograr sus propósitos y poder rasguñar alguna migaja de pan sobrante.
¿Dónde están los ecologistas? Juntando firmas para evitar la instalaciones de papeleras, la tala de árboles o la matanza de ballenas.
¿Dónde están los sueños? Cada quien sabe donde tiene sus sueños y la manera de alcanzarlos. El mío es ser un pésimo “periodista cultural”, creo que lo logré.
¿Dónde está el destino? No sé donde está. Si sé que está rigiendo cada uno de nuestros pasos, cada uno de nosotros somos parte de una historia ya trazada, ya contada tal vez. Somos personajes de un juego que alguien superior a nosotros ideó.
¿Quiénes tienen las respuestas a lo que buscamos? Las respuestas a cada cosa que buscamos están en cada uno de nosotros, hay que saber y tener la convicción de encontrarlas y (en el peor de los casos) si las respuestas no están en nosotros, seguro que la punta del ovillo comienza en nosotros mismos, de ahí hay que empezar.
Bjork.
En su voz quizás resida responder con las tripas.
Trip.
(*) Publicado en LA MAÑANA DE CÓRDOBA el sábado 24 de noviembre de 2007.-
Publicar un comentario