martes, 16 de octubre de 2012

Sobre el cierre de bar Mundo


En este post, publicaré otras repercusiones sobre el cierre de Mundo Bar, pero que no aparecieron en las tres entregas que hicimos en EL DIARIO Cultura.

---------------------


EL DIARIO del Centro del País
Portada  »  Opiniones  »  Sobre el cierre de bar Mundo
16 de Octubre de 2012

Opinión
Sobre el cierre de bar Mundo



An­tes que to­do o que na­da me gus­ta­ría de­cir que pa­ra mí, co­mo ma­má tra­di­cio­nal y con­ser­va­do­ra, fue muy du­ro oír de mi hi­jo Ro­ber­ti­no que só­lo que­ría de­di­car­se a la mú­si­ca y que por na­da del mun­do es­tu­dia­ría al­gu­na ca­rre­ra tra­di­cio­nal que lo res­pal­de en la vi­da. 
Só­lo le in­te­re­sa­ba la mú­si­ca y cuan­do al fin de­ci­dió ir­se pa­ra es­tu­diar eli­gió So­ni­do, de mo­do que de­bí acep­tar que  eso se­ría: mú­si­co o so­ni­dis­ta. Pues bien, otro gol­pe re­ci­bí años des­pués cuan­do nos pi­dió apo­yo eco­nó­mi­co pa­ra ayu­dar a su ama­do bar Mun­do por­que su ami­go Pa­blo se fun­día y el bar se ce­rra­ría y ya no ten­drían dón­de to­car con su ban­da o es­cu­char a otros gru­pos que no se en­cuen­tran en la ra­dio ni en los bo­li­ches. Y así, sin pen­sar, se con­vir­tió en un em­pre­sa­rio de la no­che.
Mun­do nun­ca tu­vo ni ne­ce­si­tó em­plea­dos. To­do ti­po de jóve­nes y no tan jóve­nes ar­tis­tas, plás­ti­cos, he­rre­ros, mú­si­cos y es­tu­dian­tes em­be­lle­cie­ron ese vie­jo y de­te­rio­ra­do es­pa­cio con pin­tu­ras do­na­das por una ge­ne­ro­sa fá­bri­ca lo­cal o com­pra­das por ellos mis­mos, de­jan­do su hue­lla, su im­pronta y dán­do­le un ca­rác­ter tan par­ti­cu­lar y úni­co que re­sul­ta­ba di­fe­ren­te y don­de la cul­tu­ra y el ar­te se ex­pre­sa­ban sin com­ple­jos ni con­di­cio­nes.
Mun­do no tie­ne ca­sas ve­ci­nas ni que­jas por rui­dos mo­les­tos y es­tá en el cen­tro, de mo­do que ar­tis­tas y fans lle­ga­ban ca­mi­nan­do, en bi­ci o en ska­te y pa­ga­ban una mí­ni­ma en­tra­da, que era el úni­co ca­chet de los ar­tis­tas, pa­ra ver un show en vi­vo que no era mul­ti­tu­di­na­rio, de mo­do que no ha­bía va­lla­do de con­ten­ción ni na­da pa­re­ci­do y, por en­de, los ar­tis­tas cir­cu­la­ban en­tre el pú­bli­co.
Hoy Vi­lla Ma­ría se ha que­da­do sin ese lu­gar, que tal vez mi­les de vi­lla­ma­rien­ses des­co­no­cían su exis­ten­cia, pe­ro sí era muy re­co­no­ci­do en to­do el país y aun fue­ra de él, de don­de han lle­ga­do, vía re­des so­cia­les, men­sa­jes de alien­to,  de sor­pre­sa y de es­tu­por, cla­ro es­tá, en­tre un gru­po no mul­ti­tu­di­na­rio, pe­ro que  no se sien­te a gus­to en nin­gún otro es­pa­cio de di­ver­sión por­que ese era el lu­gar que sen­tía co­mo pro­pio o que lo iden­ti­fi­ca­ba. 
El mo­ti­vo de la pre­sen­te es agra­de­cer to­da esa so­li­da­ri­dad y apo­yo que mi hi­jo ha re­ci­bi­do siem­pre y que por es­tos días se han ma­ni­fes­ta­do de for­ma cla­ra y amo­ro­sa no sólo pa­ra apo­yar­lo en su ac­ti­vi­dad, si­no pa­ra ha­cer ver que ya no ten­drán ese lu­gar de ex­pre­sión de ar­te y cul­tu­ra y que lo­grar ar­mar otro no se­rá tan fácil. 
Tal ­vez el pro­ble­ma sea que no con­vo­can mul­ti­tu­des, son es­pa­cios pa­ra pe­que­ños gru­pos de per­so­nas y las au­to­ri­da­des no re­pa­ran en ellos por­que de­ben ocu­par su tiem­po en te­mas más im­por­tan­tes y ma­si­vos.
 
Marilyn Beatriz Sanczuk
DNI 14.511.397

Publicar un comentario