domingo, 28 de octubre de 2012

Hasta Luego. A manera de despedida de El Diario Cultura. Darío Falconi

HASTA LUEGO
A manera de despedida de
EL DIARIO CULTURA



Muchas veces cuesta despedirse. Dejar una palabra en la que uno pueda sentirse cómodo, sentir que ha dicho todo lo que tiene que decir y que ha podido condensar en unas páginas, todas las sensaciones experimentadas durante varios años de trabajo. Esta vez no será diferente y seguramente, no habré podido enunciar acabadamente estos sentimientos. Quien suscribe estas líneas deja, a partir de hoy, la coordinación de este espacio dominical que se ha llamado EL DIARIO Cultura.

Motivaciones personales son las que han convergido para tomar esta decisión… y cuesta. Cuesta porque desde que comenzamos allá en 2004, ha pasado mucha agua bajo el puente; muchas personas, muchas vivencias, muchos testimonios recogidos y muchos amigos nuevos. El primer domingo de mayo de 2004 Carlos Gazzera tomaba el timón de un espacio que durante los ’80 y ’90 Bernardino S. Calvo creó y desarrolló de manera magnífica. Con su sapiencia y agudeza el profesor Calvo marcó una época con el recordado El Diario Cultural. “Dino” nos acostumbró a leer un producto cultural de alta calidad con notas e investigaciones sobre la ciudad y sus personajes. Con una rigurosidad y seriedad desplegó en ocho páginas los distintos temas que atañen a la cultura teniendo como centro insoslayable la ciudad en la que vivimos. Lamentablemente, su muerte dejó trunco un espacio que durante un tiempo dejó a este medio sin ese material importantísimo.

Como dije, en 2004 Gazzera reinauguraba este importante espacio, continuando, de alguna manera, el espíritu de Calvo. Sin embargo eran otros tiempos, otras realidades las que nos tocaba vivir como argentinos y villamarienses. El nuevo coordinador me invitó a participar a manera de colaborador, reseñando algunos libros que fueron apareciendo intercaladamente, entre notas sobre distintas artes; luego fueron notas diversas y varias entrevistas.

Para comienzos de 2006 mis colaboraciones se hicieron permanentes y heredé este lugar que pasé a coordinar hasta el día de la fecha. Durante todo este tiempo ininterrumpido hemos tratado de llevarle a los lectores de Villa María y la región textos culturales que alimenten las almas ávidas de conocimiento, de regocijo literario y de contemplación artística.

Hemos tratado de llevarles diferentes propuestas culturales, priorizando la entrevista, para acercarles de la manera más directa posible a los artistas y personajes. La literatura local y regional ha tenido un destacado lugar en estas páginas, no solo por cuestiones afectivas cercanas a nuestros gustos personales, sino porque en la ciudad existe un desarrollo de estas artes que se manifiesta en grupos literarios, libros editados, editoriales, entre otros. La música ha sido otro de nuestras temáticas recurrentes, es notable el desarrollo de los músicos de la ciudad, ayudado seguramente por las escuelas de música, el Conservatorio Felipe Boero y sobre todo la instalación de la Universidad Nacional de Villa María. Esta Casa de Altos Estudios potenció todas las artes en general y le dio a la ciudad un impulso innegable en diferentes direcciones. El arte audiovisual también tuvo su momento preponderante, pero también hubo notas sobre coleccionistas, pintores, locutores, historiadores, teatro, inventores, bares, libreros, fotógrafos, danzas, performers y algunos personajes que le han dado color a esta villa. Tampoco descuidamos la región, ya que hemos dado lugar a diferentes localidades a las que llega este matutino. Se buscó de alguna manera, contener a todos y a cada una de las voces que desde su trabajo y esfuerzo aportaban a la cultura de esta región de la cuenca láctea en la que estamos enclavados.

Quiero destacar que nuestro espacio desarrolló una política participativa estimulada por la línea editorial de EL DIARIO, y esto es que cada lector tenía y tiene la posibilidad de colaborar con sus opiniones y escritos. De esta manera muchos lectores intervinieron con sus notas, pensamientos, textos literarios, entrevistas y demás propuestas a lo largo de estos años. Esta actitud es digna de destacar y acorta las distancias entre el medio periodístico y la gente. Villa María siente a EL DIARIO como propio, “el diario de la gente” dice por ahí, este sentimiento es fomentado por actitudes como ésta, más aún, si recordamos su crisis y su volver a resurgir en calidad de cooperativa de trabajo. Este hecho sin igual, el de recuperar una empresa en manos de sus trabajadores, hizo que este medio sea tomado como ejemplo en el país y un modelo a seguir, del cual nos sentimos orgullosos.

Volviendo a EL DIARIO Cultura y después de estos ocho años de acompañarlos, llega el momento de inhalar profundo y que este proyecto renueve su aire, que vengan nuevas miradas y que se realicen otras lecturas. Se hace necesario un cambio, con más participación y que se abra aún más el abanico de temáticas y posibilidades culturales que esta ciudad posee. Villa María ha crecido exponencialmente en la última década, y cuando uno dice esto no solo se refiere a la cuestión edilicia, sino a cuestiones académicas, expresiones artísticas, musicales, culturales en suma.

Es por ello que quien escribe estas líneas deja este espacio dominical, para que otros mejoren más lo que uno ha podido sembrar y cosechar en estos años. Creo que con más aciertos que errores hemos comenzado cada semana aportando todo lo que desde nuestro lugar pudimos poner. El tiempo, el gran juez, dirá si nuestro aporte ha sido tan valioso como creemos que fue. De todas maneras, mi despedida no será un hasta siempre, esporádicamente podrán leerse algunas de mis notas, pero ya no será con la periodicidad con la que venían apareciendo.

Quiero agradecer públicamente a todo el personal de EL DIARIO del Centro del País por esta oportunidad que me han brindado durante todos estos años. Especialmente a Raúl Olcelli y Mercedes Dagna con quienes hemos compartido y llevado adelante este espacio cultural y quienes han sabido resolver todos los obstáculos que nos han tocado sortear. Ellos saben todo lo que ha significado llevar cada semana EL DIARIO Cultura a cada casa. En un momento donde muchos medios periodísticos recortan sus páginas de cultura, EL DIARIO, el diario de la gente, nuestro diario, sigue apostando por esta palabrita que abarca todo el quehacer de nuestra sociedad.

Un gran saludo a los lectores y los mejores augurios para que este espacio vuelva a convertirse en un suplemento (en el sentido literal del término). Hay que seguir apostando a la cultura; desde mi lugar lo hice hasta hoy como coordinador de este espacio, a partir de ahora seré un lector más y desde allí apoyaré esta iniciativa. Muchas gracias y hasta luego.



Darío Falconi



(*) Publicado en EL DIARIO del Centro del País
Domingo 28 de Octubre de 2012
Villa María, Córdoba, Argentina.
Publicar un comentario