domingo, 25 de marzo de 2012

Ivana Perren. Alcanzando sueños. Canciones de cuna



Alcanzando sueños
IVANA PERREN
Canciones de cuna



El niño abraza a su madre y deposita su mirada en los ojos de ella. Por la ventana, las luces de los autos pasan con menor frecuencia. El ruido del día es devorado por la noche y permite que los sentidos del infante se potencien y presten atención a ese adulto que se ha sentado al costado de su cama. La madre cubre su cuerpo con el acolchado y se dispone a acariciar despaciosamente el cabello del niño. Segundos después comienza a cantarle con dulce y clara voz. La criatura cierra sus ojos y se entrega al sueño, abrigado con hermosas canciones que invocan mágicamente el descanso.
¿Quién no recuerda esa voz, cierre de los días de niño? ¿Quién no repite esa antigua tradición de ofrecerle a nuestros seres queridos las estrofas de una canción de cuna?
Ivana Perren, profesora de piano y licenciada en composición musical se ha inmiscuido en el subgénero de la canción de cuna. Ha grabado un disco llamado “Alcanzando sueños”, título que remite a la función principal de estas composiciones y a su vez es una metáfora que alude a su egreso universitario, sueño, que ha concretado recientemente.

Darío Falconi
eldiariocultura@gmail.com



La canción de cuna es una expresión musical presente en la historia y la cultura de todos los pueblos. Canciones que han viajado kilómetros, que han atravesado el mar de los tiempos y que aún hoy (con algunas modificaciones) siguen vigentes en nosotros. Ivana Perren, docente de la ciudad, decidió investigar sobre este subgénero y desde aquí, realizar una propuesta fresca, con temáticas que abordan problemáticas de esta misma ciudad y nutrirlos con los diferentes ritmos latinos y cercanos a nosotros como el folklore, entre otros.
                    
-¿Cuál fue tu interés por este subgénero tan particular?
-La temática está íntimamente relacionada con lo que hago, soy docente de música en la escuela primaria y estoy siempre en contacto con los niños y tengo sobrinos. He escuchado canciones de cuna que me encantaron y que de alguna manera siempre estaban cerca de mí. Esta idea de tomarlo como tema de mi tesis de grado fue desarrollada en el dictado del Taller de Apoyo al Trabajo Final de Grado.
Veo que la canción de cuna tiene una sencillez muy rica, me sentí identificada y era un desafío el poder componer ese tipo de canciones, que si bien son sencillas, había que buscar cosas nuevas dentro de esa sencillez, usar armonías más complejas.

-¿Son los niños, los únicos destinatarios de las canciones de cuna?
-Si bien los niños que estuvieron a mi alrededor me inspiraron a elegir esta temática, creo que la canción de cuna puede ser para todas las edades. Es lindo sentirse arrullado, es lindo que te canten canciones… y está pensado para niños, pero muchas de las letras tienen temáticas que son para que el adulto piense y reflexione.
                                      
-Hablamos de canción de cuna, ¿cómo se ubica ese subgénero dentro de la música?
-Lo ubico dentro del gran género canción… la canción es un género vocal/instrumental que lleva acompañamiento, también puede ser a capella, que presenta una forma musical determinada, que puede variar de canción a canción, que presenta letra…
Dentro del género lo determino de esta manera, podemos encontrar otros subgéneros como la canción urbana o la canción de raíz folklórica; entre otras.

-¿Cómo surge la canción de cuna y como llega a la actualidad?
-Busqué antecedentes de canciones de cuna muy antiguas, mi trabajo no es un trabajo científico, hice un marco teórico para tomar algunas herramientas de cómo es, de dónde viene, etc.… No se sabe cuál es el origen preciso, seguramente desde el origen mismo de la humanidad, porque la canción de cuna es un canto que se da espontáneamente entre la madre y su hijo, o entre la persona a cargo del niño. A veces puede tener letra o una simple onomatopeya como “nana nana”; pero no hay un tempo preciso desde donde su origen. Todo tiene que ver con la tradición oral. Es todo lo que se transmitía de boca en boca, de generación en generación, y así mismo las canciones iban sufriendo alguna modificación; entonces, no hay documentos.
La función primaria de la canción es hacer dormir, tranquilizar al niño. Luego hay otras que se van agregando sin querer, o queriendo, que es la transmisión de valores o de cultura, la madre que le cuenta “dormite niño que tengo que hacer / lavar los pañales, ponerme a coser”… ahí estamos hablando de una época donde todo estaba a cargo de la mujer, donde ser ama de casa es lo único que se podía hacer. Hoy en día la canción de cuna si bien se siguen cantando canciones antiguas que están en la tradición oral como el “Arrorró mi niño”, “Dormite mi niño”… hoy en día la canción de cuna traspasa el límite, tiene que ver muchas veces con el hecho artístico, la canción que sale al escenario, la canción que hacen diferentes compositores que en algún momento de su vida necesitaron componer porque tenían un niño cerca, pero tiene que ver con una proyección artística de este subgénero.

-En el estudio que realizaste tomaste canciones de distintos países de Latinoamérica.
-Tomé específicamente las canciones que estaban en lengua castellana, había una francesa, italiana, la mayoría son las que llegaron a América Latina después de la conquista y fueron las de influencia de la cultura europea.

-¿Notás muchos puntos de contacto en las canciones de los países que tomaste? Me refiero a la misma preocupación o la misma temática.
-La misma temática de hacer dormir al niño, de tranquilizar; sobre todo las españolas, muchas de las que llegaron son españolas y se adoptaron acá. El muestreo que tomé fue pequeño, fueron veinte canciones; para tener una certeza mayor de cómo se relacionan debería haber tomado muchas más canciones, pero allí sería un trabajo más científico y excedería lo que yo me había planteado.

-En base a todo esto, ¿cuántas canciones compusiste?
-Diez canciones. A partir de todos estos datos que yo fui obteniendo de cómo era la temática de la letra; cómo eran las melodías en general, los giros melódicos, cómo eran las armonías que se utilizaban; entonces partí de eso para armar mis propias composiciones. Algunas cosas respeté y en algunas le agregué mi creatividad, respetando la esencia, el tempo tranquilo, la temática y poniéndole cosas que tienen que ver con mi entorno; dos de las canciones hablan de un comedor de un barrio de Villa María, era una canción de cuna para hacer dormir esos dos niños que están en un contexto especial, que no tienen todas las comodidades que tiene cualquier otro niño.

-Hay un agregado que es el contenido social en esas letras, ¿son todas propias?
-Siete letras son propias y tres las tomé prestadas de Nora Baker Zandrino, ella había escrito canciones de cuna, le pedí y le encantó la idea. Me ayudó muchísimo, porque a veces cuando estás tratando de hacer algo, el factor letra de la letra se dificulta, ya que yo no escribo letras muy seguido. Me gustaría continuar con esta investigación y relacionarla con otras áreas como la psicología o la sociología, por ejemplo.

-¿Cómo fue el proceso compositivo de las letras?
-Generalmente partía de la letra y después le agregaba la música; pero también había excepciones, donde comenzaba con un motivo melódico o una base armónica y luego componía la letra en esa base.

-Un proyecto así requiere de músicos que acompañen la propuesta, ¿cómo fue la participación de tus colegas y compañeros?
-Si no hubiera sido por ellos este trabajo no hubiera sido posible; primero me ayudó David Rodríguez que estuvo en todo el proceso acompañándome, con su experiencia, me dio una mano en el escrito, asesorándome, dándome su opinión y el resto de los músicos que participaron en los ensayos, la tesis y que eran un montón, terminaron siendo 16 músicos en escena y de los que estoy profundamente agradecida.

-Tu trabajo aborda los distintos aspectos musicales de la canción de cuna, una cuestión poco abordada en la actualidad, ¿cómo fue el desarrollo del trabajo en ese aspecto?
- En el trabajo Lo que hice, fue tomar canciones antiguas y de hoy analizar la melodía, la forma musical, las escalas… esa base que tomé me sirvió para arrancar mi trabajo. Cuando vos tenés referentes y libros que hablan de un estilo de música específico es más fácil, a ver… cómo es en el jazz, qué giros armónicos se utilizan y demás… pero en la canción de cuna no había nada escrito, de cómo son los giros melódicos, la armonía, cuáles son los intervalos escritos… no había nada escrito, porque al ser de la tradición oral hay pocos trabajos.

-Imagino que un trabajo arduo la composición de las canciones
-Lleva mucho tiempo, mucha dedicación, constancia y mucho cariño. Es complejo… empezás con una idea, una armonía, una melodía; pero después tenés que ver que instrumento van a ejecutar eso; ahí empieza el trabajo de arreglo, qué va a hacer el violín, el saxofón, la flauta… y en cada canción tiene que ser mínimo cuatro instrumentos, cuatro arreglos que son pequeñas composiciones dentro de la canción. Y luego grabar, la disposición de músicos, trabajos de edición, las masterización, el arte de tapa, escribir las partituras, la puesta en escena que debe ser atrapante.

-¿Qué referentes tomaste para realizar el trabajo?
-Carlos Aguirre y Francesca Ancarolla, ellos hicieron un disco de canciones de cuna, arrullos, pero eran canciones latinoamericanas que se veían problemática social, con una riqueza musical increíble, los arreglos, la voz de ella tan expresiva de ella… También mi directora de tesis, Susana Dutto grabó un disco de canciones de cuna, ella tomó canciones existentes y algunas que son de su autoría. Por su parte, Jorge Fandermole que junto a otro músico grabaron un disco de nanas; Fandermole tiene una canción muy bonita “Lo que usted merece”. Y… no me voy a olvidar de Judith Akoschky que también fue mi referente, de su trabajo interpretativo tomé algunos elementos para componer, todo el tema de la sonorización, recrear paisajes sonoros, ambientaciones sonaras…

-¿Cómo ves el futuro de la canción de cuna como subgénero?
-Es algo que no va a acabarse nunca, siempre va a haber niños alrededor (y adultos también); y es algo que te nace la inspiración de dedicar para ese momento especial que es cuando te vas a dormir, en el momento en que cerrás los ojos y te entregás al mundo de los sueños, es tan importante ese momento que merece un acompañamiento musical; y también hace falta en los escenarios que haya canciones de cuna; no un repertorio completo, pero es importante que los autores sigan haciéndolo.



 ---------------------------------------



La aventura de dormir
Ivana Perren


Un juego picarón
vino a visitarte,
trajo risas
y ganas de acunarte

Cierra los ojitos
y escucha muy atento,
que el juego te canta
un hermoso cuento

La aventura de dormir
ya está por comenzar
hasta el juego picarón
se acomoda en su sillón

El grillito enciende
su canto de noche,
el sapo pasea
su almohadón en coche

Las estrellas
se ponen su piyama,
y la lechuza
su gorro de lana.



Lucecita que crece
Ivana Perren


Flor de la mañana
Lucecita que crece
arco iris de papel
toque de cascabel

¿Quién sabe cómo serás?
serás, sólo Dios sabrá
ah ah ah ah

Colorcitos nos traerás
¿cuál de ellos escogerás?
azulito a mi quizás
amarillo tal vez

Sorpresitas y juguetes
campanitas de cristal
tu llegada mil sonrisas
nos regalará

Ángeles te cuidarán
el amor no te faltará.



Publicado en EL DIARIO del Centro del País,
domingo 25 de marzo de 2012
Villa María, Córdoba, Argentina.
Publicar un comentario