domingo, 18 de diciembre de 2011

Fernando Pérez. Nueva Gerencia Pública en Córdoba

entrevista
FERNANDO PÉREZ
Nueva Gerencia Pública en Córdoba


Los que lo conocemos a Fernando aún lo recordamos yendo y viniendo por los pasillos de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM) en la vieja sede de calle Mendoza 1360. Por aquella época estudiaba en la Licenciatura en Ciencias Políticas, pero se lo conocía por su participación con los alumnos. Fue Presidente del Centro de Estudiantes durante un importante período con su Agrupación Independiente, que estaba para tenderles una mano con las materias, con las fotobecas, con los trámites administrativos… con toda una serie de situaciones que eran nuevas para todos.
Una universidad comenzaba a desarrollarse y todos los que la habitaban crecían a la par de ella. El tiempo pasó y Fernando se recibió y fue la misma Casa de Altos Estudios que le brindó sus aulas para hacer las primeras armas en la docencia, como un necesario feedback entre la institución y quienes le daban vida a la misma. Era una manera de dar lugar a quienes se formaban académicamente y devolver, si se quiere, lo que la institución hace por cada uno de ellos.
Quienes conocemos a Fernando sabemos del compromiso con el que ha encarado sus estudios y sus iniciativas. Así fue como egresó de su carrera de grado, dio clases en un par de universidades e inició su Doctorado que acaba de culminar recientemente. Para ello realizó una tesis que tuvo como eje la Nueva Gerencia Pública en Córdoba y más precisamente el caso de la Agencia Córdoba Ciencia (ACC). Desde estas páginas nos contactamos con el flamante Doctor, para que nos hable de esta importante investigación sobre uno de los órganos fundamentales del gobierno de los últimos años y la implementación de lo privado en lo público.

                          
                                                                 
Por Darío Falconi
eldiariocultura@gmail.com


En su departamento de calle Estados Unidos nos recibe con algo fresco. Estamos sentados a la mesa enfrentados y veo detrás de él su computadora y un estante con libros acomodados en hileras dobles, para ocupar menos espacio. Algunos los tiene más a mano, como supongo los de Guillermo O’ Donnell, porque han sido su sustento teórico, porque ha sido su Director de tesis y porque recientemente ha fallecido y ha querido recordarlo leyendo alguna línea o las dedicatorias que le ha dejado.
Fernando Amadeo Pérez recibió su título de Doctor en Ciencias Políticas el pasado viernes de la mano del Rector de la UNVM, Martín Gill. Pero volvamos al principio, recorramos fugazmente y en sus palabras, los inicios de nuestro entrevistado de hoy.


-Fernando, ¿podrías hacernos un repaso de tu paso por la UNVM hasta llegar a tu reciente doctorado?
-Empecé en la UNVM en el año 1997, apenas la institución abrió sus puertas. Tuve la posibilidad de terminar la Licenciatura en Ciencias Políticas. Recuerdo que empezamos muchos y terminamos poca gente. Al ser uno de los primeros egresados, la UNVM me invita a hacer los primeros pasos en la docencia allá por el 2002. Ya en 2003 estaba siendo Auxiliar Docente; si bien antes había estado como Ayudante Alumno participando de una cátedra. Allí comencé a trabajar temas de gestión pública y dos años después inicié el Doctorado en Ciencias Políticas en la Universidad Nacional de Córdoba y tuve la suerte de terminarlo. Fue grato cursarlo pero fue muy arduo escribir la tesis, uno se siente muy solo, eso me marcó para toda la vida. Pero también hizo que conociera gente muy sencilla, muy dispuesta a ayudar, a dar una mano, hubo gente que me alentó, me corrigió, me grabó, me proporcionó las relaciones para conseguir la gente para hacer entrevistas… me permitió conocer mucha gente, muy solidaria y muy sencilla.

-En el trabajo de Doctorado tomaste el caso de lo que fue la Agencia Córdoba Ciencia, ¿por qué elegiste ese tema, qué te interesó de ella?
-Como un área de la administración pública, venía una ola nueva con el Neoliberalismo, que es el New Public Management. Cuando una vez tuve la oportunidad de conocer a un gran maestro que es Omar Guerrero, él estaba comenzando a trabajar en 2005 el Neoliberalismo en el Estado (nueva gerencia pública), que es cómo transformar al Estado, aggiornarlo a las necesidades del mercado, entonces me llamó la atención eso. Este hombre me propuso hacer algo juntos sobre nueva gestión pública.
Las agencias son como un paradigma, un modelo, sobre la nueva gestión pública en el mundo. Nueva Zelanda, Reino Unido y más lugares. La ACC nació en 1999 y murió en 2007 porque se convirtió en Ministerio de Ciencia y Técnica. Las agencias son nuevas estructuras, más ágiles, más atléticas, microestructuras… con todo el condimento neoliberal en el Estado. Es como una empresa que gestiona cosa pública: ciencia; todo eso me llamó la atención. Logré conocer desde el primer presidente creador de la agencia hasta todos los empleados, los directores y demás… Eso me fue metiendo más en el tema; es decir, como los momentos de las sociedades, transcienden en políticas concretas.

-¿En Argentina qué otras experiencias había, además de la ACC?
-En Entre Ríos trabajé en la Facultad de Trabajo Social, en la carrera de Ciencia Política, estuve dando clases, entonces conocí la sociedad de Paraná, en ese entonces vi que recién se estaban implementando y la gente de Córdoba iba a asesorar para instalar agencias, sobre todo deportes, que creo que fue la primera, iba a asesorar para ver como era el modelo. Estas agencias son cosas importadas, vienen de otros países y por lo general vienen impuestas.

-¿Cuál fue la importancia de la ACC para el desarrollo de la ciencia y la técnica en Córdoba?
-A nivel Córdoba, no era la única, estaba la Agencia Córdoba Deportes, Agencia Córdoba Cultura, Agencia Córdoba Ambiente, entre otras… había participación de capitales privados. La gestión de la ACC fue exitosa, llegó a lugares donde no llegaba antes; el Ceprocor (Centro de Excelencia en Productos y Procesos Córdoba) se hizo conocido a nivel mundial. Fue muy conocido el tema de la producción de la leche caprina, que era el productor más postergado. La ACC iba y con poca infraestructura, los productores lograban envasar la leche y venderlas en las farmacias o en los supermercados; cosa que antes no se hacía. Era una nueva forma de gestionar. Toda una lógica de acercamiento al “cliente”.

-Es un cambio grande para el productor, esto de pasar de producir de manera artesanal a realizar productos más elaborados.
-Correcto, la ACC consiguió abrir los mercados. La Nueva Gestión Pública, también es eso, que el Estado se predisponga para el Mercado. Hay que reconocer que ha habido cosas importantes. La gestión de la ACC con subsidios del Estado Nacional y con otros conseguidos en otras partes del mundo, logrado a través de acuerdos de cooperación internacional, podían avanzar en cosas muy trascendentes. La ACC ha tenido políticas muy interesantes y que dan dado resultados positivos.

-¿Y en cuanto a los Recursos Humanos?
-Eran 30 personas las que iniciaron, después se amplió el número. Ellos hasta certificaban Normas ISO en Córdoba, y luego tenían una metodología de las 5S que se amplió primero en Japón, el tema de la limpieza, el orden y demás… cosas de la empresa privada. Era increíble ver a todos, jefes y empleados comprometidos, había boletines todas las semanas, tenían más 74 proyectos…

-Cuando la ACC pasó a ser Ministerio, ¿la gente que la integraba siguió en los puestos, qué pasó?
-Es una buena pregunta que yo también hice, que fue ¿por qué desapareció la ACC? Si tenían programas exitosos. Fue una decisión de que los nuevos tiempos tendían a volver a las viejas estructuras, pero a una macroestructura, porque la ciencia y la técnica en Córdoba nunca fue ministerio; antes eran secretarías, departamentos, secciones… En un país a desarrollarse la ciencia es trascendente.

-¿En qué consiste la Nueva Gestión Pública?
-Omar Guerrero diría que la Nueva Gestión Pública es la endoprivatización del Estado. Ya pasamos la etapa de la exoprivatización del Estado, que fue la privatización, la tercerización, todo lo que expulsó el Estado hacia fuera de las empresas públicas para vender; pero como no se sació el Mercado, entonces, había que meterse en los procesos internos del Estado y había que mercantilizarlos.

-El reconocido politólogo Guillermo O’ Donnell te dirigió la tesis, ¿cómo fue su participación en tu trabajo y qué recordás de él?
-Desarrollé mi tesis en un año y cuatro meses aproximadamente, conté con el apoyo de la UNVM, sino no lo podría haber hecho. Recuerdo que en 2008 comienzo a mailiarme con quien fue un gran maestro y una gran persona que fue Guillermo O’ Donnell. Cuando estaba dando clases utilizaba dos o tres textos clásicos de él, y un día encuentro su mail y me decido a escribirle. Recuerdo que ese día no dejábamos de mandarnos mails, era un ida y vuelta, él estaba en Notre Dame (Estados Unidos). Yo deseaba conocerlo, pero quería que viniera a Villa María, que viniera a conocer a los alumnos de la UNVM, él estaba encantado. En 2009 viene a la Argentina a un inaugurar un congreso y por otro lado venía Omar Guerrero. Guillermo fue quien me dirigió la tesis, yo escribía y él me corregía y era quien me hacía llorar mirando la pantalla. Tuve la oportunidad de ir a su casa un par de veces, era una persona muy servicial, de un diálogo muy ameno, pero eso me dolió mucho que falleciera. Lo valoro mucho más como persona, sin desmerecer su capacidad intelectual que fue abismal; tiene una producción intelectual, que creo que fue el hombre argentino de la ciencia política más reconocido en el exterior.

-La última pregunta es consultar tu impresión sobre la UNVM.
-Creo que esta gestión le ha dado una impronta que no tiene parámetro de consideración, es un impulso impresionante, no solo en Villa maría, sino en el país entero. He tenido la oportunidad de viajar al sur y la reconocen, es impresionante… y en Córdoba ni hablar, todo el mundo sabe que es la UNVM. Esta Gestión ha sabido encontrar el lugar para tener reconocimiento y hacer cosas trascendentes, ya sea generar nuevas carreras, tener al Rector en el CIN, me siento muy orgulloso de estar en la UNVM. Ahora me doy cuenta qué es pertenecer a la UNVM; antes uno tal vez no se daba cuenta… tener reconocimiento de pares, docentes prestigiosos, carreras nuevas, en fin, creo que ha dado un salto cualitativo y cuantitativo sin igual y por eso estoy muy orgulloso.





(*) Publicado en EL DIARIO del Centro del País, domingo 18 de diciembre de 2011.-
Publicar un comentario