domingo, 4 de septiembre de 2011

Tomás Ferrero. La felicidad según Parc

Entrevista
TOMÁS FERRERO
La felicidad según PARC




En una de estas lindas tardecitas, anticipo de una primavera que ya llega, nos reunimos en un café céntrico. Él tiene 22 años, gran talento y un futuro más que prometedor. Junto a Parc está llevando la música de Villa María a distintos puntos del país. Lo acompañan Luciano Natali en guitarras y coros, Renata Bonamici en cello y Fausto Vercellino en guitarras.
Decidimos sentarnos fuera del lugar para evitar el bullicio, y quizás elegimos mal, porque vendedores de perfumes, gente que pide dinero, mozos y amigos que se detienen a saludar hicieron que esta charla se viera interrumpida en varias ocasiones. Lo miro y le digo que es el precio de fama y se ríe.
Tomás Ferrero llegó a la música por “un camino raro”. Cuando tenía 8 años había iniciado los estudios de piano, impulsado por su padre; pero no era lo que quería, lloraba para no ir a clases, hasta que abandonó con la condición de inscribirse en otra actividad, que nunca concretó. Pasaron los años y llegó el 2001, tan traumático para el país, motivo por el cual la familia decidió instalarse en España. La presencia de un tío que le acercó algunos programas informáticos para hacer música, lo cautivó y de a poco fue encontrando el gusto por la música, tal es así que a su regreso al país, se inscribió en colegios y academias. A esa altura, Tomás ya había formado algunas bandas en el secundario con compañeros y finalizando sus estudios estaba convencido de que la música sería su opción universitaria.
Llegó a la UNVM con esos conocimientos fragmentados que pudo desarrollar y aunarlos aquí. Es en Villa María donde tomaría contacto con los músicos que convergieron posteriormente en lo que hoy es Parc.



Fotos: Iván Pierotti



Cuando uno escucha su disco debut “Feliz”, vuelven a nuestros oídos reminiscencias del “viejo rock argentino”. El estilo de música, las letras de las canciones, hasta la presencia del cantante, nos remiten a personalidades como Luis Alberto Spinetta. Sin embargo, Parc se alimenta de otros géneros más actuales y de otros lugares como lo es el rock británico, indie y también alternativo. Esto, tiene que ver claramente con las distintas formaciones y gustos de cada uno de los músicos; como nos dice Tomás, “si bien son diferentes las influencias de cada miembro del grupo, a la hora de hacer música me parece que encontramos todos un camino muy parecido y desde donde aportar a la canción.”
Parc combina diferentes elementos musicales buscando una armonía clara, donde la letra se engarza con las notas formando verdaderas joyas para el deleite. Hay claridad y tranquilidad en los acordes que transcurren con esa serenidad con que lo hacen las aguas del Ctalamochita, lugar que les ha servido de escenario para desarrollar sus videos y la gráfica del grupo.
Le pedimos a Tomás que nos cuente sobre esta historia que hoy está disfrutando.



-Brevemente, ¿nos podrías contar como llegaron a formar Parc?
-Habíamos tocado una noche con Fausto Vercellino en Octavo Pecado (pub local), recuerdo, y fue un momento muy liberador, porque yo siempre sufría mucho tocando, pensaba que siempre salían las cosas mal. Soy muy exigente conmigo mismo. Esa vez fue como que me di cuenta que si por algo hacía esto era para pasarla bien al menos. Fue ahí como que decidí tomarme más en serio la idea de hacer música, así que nos empezamos a juntar seguido, yo le mostraba temas, él me decía que podía aportar… es decir, todo lo que pasa en una banda.
Luego lo llamamos a Luciano (Lucho) Natali con quien nos entendimos muy bien desde el principio. Lo conocí en el Coro Nonino de la UNVM, que dirige Cristina Gallo, nos hicimos muy amigos. Tocamos en Córdoba y le pedí a Lucho y Fausto que preparamos los temas de vuelta… pero sentimos que nos faltaba algo, así que convocamos a Renata Bonamici para que tocara el cello con nosotros. El show salió tan bien que decidimos hacerlo en Villa María, pegamos buena onda. Así quedó armada la banda y comenzaron a salir shows y empezamos a prever lo del disco.

-¿Considerás que la promoción del disco y los videos ayudó mucho?
-Tuvimos mucha suerte, grabamos un demo en noviembre de 2009, para ir teniendo algún registro de lo que teníamos. Lo subimos a internet y me escribió un productor de Buenos Aires que estaba interesado en trabajar con nosotros. Era muy de película lo que nos estaba ocurriendo. Pasó el tiempo y queríamos grabar de nuevo ese material. Fuimos a Buenos Aires, y nos encontramos con Horacio Nieto, que es nuestro actual manager, con él además de otras cuestiones, crecimos en la promoción. El disco lo grabamos un poco en el estudio La Púa, en el Estudio CCS, maquetamos todo en Chau Naranjo y fuimos a masterizarlo a Buenos Aires, donde han masterizado sus discos gente grosa como Charly por ejemplo. Eso fue en setiembre, a principios de noviembre ya estaba en caja y en enero en todos los Musimundo del país, el video en MTV, Quiero y Much Music. Ese video lo filmamos dos veces, fue raro porque en esa semana hicimos el arte del disco, lo mezclamos. Filmamos el video en dos días y nos fuimos con todo a Buenos Aires. Tanto Fly House y Elefante Diamante, las dos productoras con la que hemos trabajado nos han ayudado mucho, son amigos además. Han aparecido críticas en Clarín, fuimos invitados al Festival de Ciudad Emergente en Buenos Aires donde pudimos tocar… en fin, muy contento con todo esto.

-¿Cómo se las arreglan con la composición?
-Los temas son de mi autoría, por lo menos los que están hechos con Parc; luego hay otros proyectos como “Rayos láser” que en otro momento hablaremos... Cada tema ha tenido un proceso, una historia… Las canciones salen de diferente manera y por diferentes motivos. Lo que pasa casi siempre, es que me siento con la guitarra o con el piano, doy unas cuantas vueltas con alguna cosa hasta que sale una idea armónica, o progresión de acordes, eso me hace pensar una melodía, surge una parte de la letra y el tema sale de ahí… algo así sucede. Con la banda laburamos mucho. Tuvimos suerte pero no improvisamos, trabajábamos, ensayábamos bastante para tratar de hacer las cosas lo más “profesionalmente” posible.

-Uno de los sellos que los identifican es la máscara de uno de los guitarristas, ¿Quién es? ¿Cómo surgió esa idea?
-No sé quién será el de la máscara, no me lo hagas develar, ayudame a conservar el misterio (risas)... Una vez tuvimos que tocar en un espacio reducido, Reni estaba sentada pero nos restaba más lugar con el movimiento que debía hacer para tocar el cello, más nosotros… la única forma que encontramos es que un guitarrista se diera vueltas y le diera la espalda al público y por alguna razón él tenía esa máscara que se la colocó al revés, de manera tal que daba la impresión que miraba al frente. Así surgió y fue una cosa que gustó y ya quedó metida en la banda.

-¿Que es la música, para vos, Tomás?
-La música es lo que más me gusta hacer y creo que es lo mejor que hago. No me considero un pianista, ni un guitarrista. No se en que género nos podemos encasillar; sé que son canciones. Hacemos música más alternativa…

-¿Qué impresión te merece la música que se hace en la villa?
-Hay una movida que está buenísima y que sigue creciendo, y espero que genere más movida aún. Ya venir a tocar a Mundo es todo un logro, este pub ya se mueve en los ambientes de bandas de Buenos Aires por ejemplo. Sí creo que hay pocos lugares y que cada uno tiene su público.
La UNVM ha traído mucha gente que quiere hacer y generar cosas, todos los fines de semana hay propuestas para ir, es una movida muy diferente que la que hay en Córdoba. Yo me fui de la Capital, casi teniendo que pagar para tocar covers en un bar. Por suerte, eso se está abriendo y ya hay lugares que pagan bien. Recuerdo que cuando fui a Mundo me quedé impresionado no sólo porque las bandas no tocaban covers, sino que hacían temas de ellos y ¡el público se sabía las letras! No podía creer que pasara acá y en Córdoba no pasara. Con la experiencia que vamos adquiriendo hemos notado que si vos hacés covers la gente no te va a ver. No es tan extremo así como lo digo, pero esa es la tendencia.

-¿Quién es Tomás Ferrero?
-Tomás Ferrero es una persona optimista, que le gusta mucho todo lo que esté relacionado con la música sea cual fuere el ámbito, disfruta de la música en general, todo tiene algo para apreciar. A Tomás le gusta hacer, crear; todos los días quiere tener algo hecho… un dibujo, una canción o algo. Obviamente que salen mejores cosas si estás inspirado pero tenés que sentarte para que algo salga. No hay forma de que surjan las cosas así nomás, hay que intentar hacer, ensayar, y muchas veces hay que empezar desde la experimentación.

-Parafraseando el título del disco, ¿se podría decir que Tomás Ferrero es feliz?
-Sí, soy feliz. Estoy contento con el "camino" que he hecho y estoy contento porque sé lo mucho que me falta por hacer. He encontrado personas maravillosas que me ayudan mucho a crecer como músico y con eso no puedo estar más que agradecido.



Y desde esos ojos de celeste profundo nos agradece el espacio que hoy le brindamos, quizás no sabe él que quienes estamos agradecidos somos nosotros, los que podemos deleitarnos con esta nueva propuesta de músicos locales, que desde la amistad, el profesionalismo y las ganas de apostar por la música, nos alimentan el alma y hacen que nuestro paso por la vida sea un poco más feliz.




PARC es:

Tomás Ferrero: Voz, Guitarras, Piano, Batería, Coros.

Luciano Natali: Guitarras, Coros.

Ren Bonamici: Cello.

Fausto Vercellino: Guitarras.
                                                            
ARTE: Tomás Ferrero (www.flickr.com/algolindo)
FOTOGRAFÍAS: Iván Pierotti (http://www.ivanpierotti.com.ar) y Beltrán Saluzzio.


CONTACTO:
WEB: http://www.parcparc.com.ar
FACEBOOK: http://www.facebook.com/parcsitio
TWITTER: http://www.twitter.com/tomasferrero
MYSPACE: http://www.myspace.com/parcsitio
SOUNDCLOUD: http://www.soundcloud.com/parc
E-MAIL: maildeparc@gmail.com
 

PARC - FELIZ (CD 2010)
01- NUBE
02- FELIZ
03- TORNADO
04- VIAJAR
05- CUATRO MINUTOS
06- FUGITIVO

GENTIL IRREVERENCIA DISCOS
http://www.gentilirreverencia.com





FELIZ

Justo hoy,
Me sobra una sonrisa.
Justo hoy,
No se me olvida ir.
Todo mal.

Justo hoy,
Que no quiero aprender.
Justo hoy,
Que no quiero creer.
Todo mal, o todo bien...

Si me canso,               
Prefiero hacerlo así.
No conozco una persona más feliz.



* - * - * -* - * - * - * - * -


FUGITIVO

Soy un hombre
Fugitivo,
Ya soy parte
Del camino.
Si me escapo,
Soy el mismo
Aunque tenga
Que volver a arrancar.

Equipaje
Necesario,
Nada más
Que lo elemental.
Este suelo
Ya he pisado,
Sólo vuelvo
Para olvidar

Fechas precisas,
Nombres hermosos
Y lo que pueda llegar a perder.
Y no recuerdo,                   
Dónde voy.

Mil Destinos
Solitarios,
Son con los
Que cuento hasta acá.
Son mis piernas
Los motores
Que me dejan
Caminar.

Días enteros,
Sin direcciones
Y muchas veces
El rumbo cambiar,
Y no recuerdo
Dónde voy.



* - * - * -* - * - * - * - * -


EL REZO DIARIO

Amo al extraño,
Sueño al inmortal.
Soy conforme a la multiplicidad.
El brazo ausente, un poco de paz.
La noche fría que camina atrás.

Mato el ave,
El tiro final.
Espero ansioso la herida plural.
Sangro sangre de la piel real,
Pasa el tiempo de lo que vendrá.

Te doy un beso, ojalá
Pueda besarte algún día
Te beso por si no te puedo besar.

El rezo diario el designo impar,
viene a contarme y viene a confirmar
Estamos solos, añorando así
Lo que termina y lo que llega a su fin.




(*) Publicado en EL DIARIO del Centro del País, domingo 04 de setiembre de 2011.-
Publicar un comentario