domingo, 18 de septiembre de 2011

La Funkbuster Society. Hacia la Villa funky


Entrevista
LA FUNKBUSTER SOCIETY
hacia la Villa funky

El funk es un género musical rítmico y bailable que se desarrolló a fines de los ’60, consecuencia de la fusión de otros géneros como el soul, rock & blues y demás. En la ciudad está escasamente cultivado o las propuestas que alguna vez existieron fueron muy efímeras. En esa realidad, hace dos años La Funkbuster Society (FBS) nació con la idea de ser una banda de funk clásico, al mejor estilo James Brown. La mayoría de los integrantes habían tenido una banda previa que quizás algunos recuerden con el nombre de La Working Class People; una agrupación que se inició en el reggae pero convergió sus caminos en el funk y que sedimentó esta nueva propuesta.
La idea de una banda de este tipo, no tiene que ver con el inexplotado género, sino con inquietudes personales y gustos compartidos de estos alumnos de la Licenciatura en Composición Musical de la Universidad Nacional de Villa María. Ese espacio académico parece ser el lugar convocante desde donde surge el grueso de la propuesta musical de jóvenes de la ciudad.





Fausto Tomás Vercellino
Todo comenzó con las típicas charlas de bar en la que surgió la idea de formar una banda. Emiliano Borio, el bajista, nos cuenta que “fue una situación experimental, a todos nos gusta el funk, nos gusta también un montón de cosas más, pero entendíamos que encerrarse en un estilo era también limitarse. Teníamos cierto desafío, no queríamos restringirnos pero a la vez queríamos tener un estilo, una fusión entre el funky, el soul, el hip hop…”. El vocalista, Fausto Vercellino, acota “siempre intentamos alejarnos del rock, porque no queremos ser una banda de rock, pero nos costaba muchísimo.” Con estas palabras iniciábamos la charla con algunos de los músicos de la agrupación.
Los integrantes de la FBS son de distintos puntos del país, Bell Ville, Córdoba, Buenos Aires y hasta de Lima. Sin embargo, ellos no consideran que este hecho le haya aportado a la banda grandes cosas, sí, el hecho de estudiar en la misma institución, en la que se conocieron en los pasillos y las aulas universitarias. Es destacable resaltar la comunión que genera este grupo, ellos mismos confiesan haber establecido vínculos muy fuertes y de respeto que repercuten positivamente en las canciones que ejecutan en los escenarios que tocan. “Si bien tenemos diferentes influencias y demás, todos buscamos lo mismo, esto facilita la tarea de crear canciones; en el anterior proyecto (La Working Class People) en tres días ya teníamos temas propios; había cierta facilidad entre nosotros”, dice Emiliano en la mesa de café en la que nos encontramos.


DULCES COROS
Eugenia Lauría y Daiana Belen Cativelli
La FBS está integrada por siete músicos, las guitarras, el bajo, la batería, las teclas y la última incorporación que fueron las voces femeninas que corean y cantan varias de las canciones. Al respecto Fausto nos dice “habíamos arrancado roqueros, pero no queríamos que fuera así, queríamos ver de qué manera podíamos cambiarlo. Fue así que cuando cumplimos un año con la banda, teníamos la idea de incluir vientos, percusión o coros.” La última opción fue la elegida y de esa manera fue como se sumaron las voces de Daiana Cativelli y Eugenia Lauría, a pedido de los miembros de la banda. Todos los integrantes concuerdan en que esa inclusión es de suma importancia.
Emiliano, que parece ser el vocero de la banda, dice “el tema de ser corista en una banda es muy importante, porque son un instrumento más, se nota muchísimo, sobre todo cuando no están; en muchos momentos, los cantantes de la FBS son tres.”
Al respecto Daiana, recuerda que tiempo atrás, cuando ella no pertenecía a la banda, los vio actuar en el salón de ATE y además de gustarle su estilo notaba que le hacía faltan coros para mejorar y así lo hizo, cantaba arriba de las canciones que estaba escuchando. Ella no se imaginaría que tiempo después sería una de las integrantes de la banda.


COMPOSICIÓN
La composición de los temas en un grupo musical, puede darse de diversos modos; en el caso de la FBS se realizan de manera cooperativa, los temas se componen juntos aprovechando la armonía humana del grupo. Reconocen sentarse y proponerse partir de una idea, que luego puede mutar, pero se parte con un hilo conductor que los ayuda a llegar a buen puerto.
Emiliano Borio
Algunos de los miembros, como Fausto, han utilizado en muchas ocasiones la computadora para componer canciones o esbozar ideas, que luego serán nutridas con los aportes de los demás miembros del grupo.
En cuanto a las letras, las mismas las escribe el vocalista, aunque también recibe la gran colaboración de Eugenía, una de las coristas, sobre todo en aquellas composiciones que se mezclan con el idioma inglés.
Tienen en su haber un disco que se llama “Luvia” en el que siete canciones muestran su potencial como compositores y músicos. Han trabajado conjuntamente con gente para quienes “el funk es pan diario”, los hermanos Lucas y Tommy Rivera del estudio Chau Naranjo de Villa Nueva.



GENTE
Dicho disco, se ha entregado con la compra de las entradas a sus distintos shows, la razón de ser es que no tiene sentido hacer copias de un disco que no es demasiado costoso; por ello es que han decidido entregarlo con las distintas entradas que han vendido. Sobre el mismo los integrantes hacen una acotación y ésta es que el disco, intenta reproducir lo más fielmente la realidad; no hay muchas agregados de guitarras u otros instrumentos que “levantarían” el disco, sino que la idea es que cuando ellos realicen sus performances en vivo, no existan grandes diferencias entre el disco y el vivo.

 La gente que sigue a la FBS crece con cada presentación, recuerdan que en su presentación debut 20 personas los acompañaron, pero en sucesivas actuaciones el incremento numérico pasó de 50 a 100 y hasta 250 personas en la última ocasión. Lo que se configura como un gran logro para banda local.
Han participado en lugares como Mundo, pero también en varias ediciones del Peñón, un intento de mostrar otra propuesta, otro espacio. Aseguran que es la gente de Villa María la que los sigue mucho, porque al estar establecidos aquí se van haciendo conocidos; en otros pueblos, por lo general los que van son los que han sido recomendados por alguien que los vio. Los miembros de la banda consideran que una de los aspectos que ayuda en tal sentido es la promoción en afiches, medios y demás.


ESTILO Y AUTOGESTIÓN
Carlos Loarte Flores en la guitarra.
Una de los objetivos de este grupo es intentar mostrar a este género poco cultivado; pero tratando de lograr un equilibrio entre la música que está dedicada a los músicos y la música que es para la gente. Lo interesante de este género es que tiene mayor permeabilidad para fusionar con otros géneros. Ellos dicen pueden combinarse desde el rock hasta el bossa nova y lograr una buena composición; con otros géneros es que son más cerrados y la posibilidad de amalgamar estilos y ritmos se limita. Hay géneros como el rock, o más aún el jazz que son para cierta gente más selectiva.
La vida de un músico no es fácil, debe estudiar, capacitarse, promocionarse, trasladarse, ocuparse de la iluminación, del sonido, de las entradas y sobre todo de tocar y cantar. Este es uno de los reclamos constantes de los músicos que muchas veces no pueden desarrollarse plenamente en ese sentido porque muchas veces deben cubrirse otras acciones que no son las específicamente musicales. Todo cuesta el doble, pero ellos saben valorar las actitudes, como la de los comercios que ayudan desinteresadamente con sus auspicios.


EL ESTUDIO Y LA CALLE
Mayco Albin
En esta charla una de nuestras preguntas versa por conocer si la casa de altos estudios los prepara para ser músicos de una banda. Recibimos la respuesta de que ellos ya eso lo han aprendido de antemano, dice Emiliano “muchas de las cosas que tocamos las aprendimos en la universidad; pero el estudio de la música se basa más en lo técnico que en lo expresivo. Creo que es más con calle que con otra cosa, que se logra adquirir el conocimiento de tocar ante público y demás; no sé si la universidad te podría enseñar eso. Hay cosas que quiero decir, que no me las enseña la universidad, y que no puedo no decirlas en las canciones que escribo.”
Por su parte el cantante aporta su punto de vista manifestando que mucho tiene que ver la universidad, pero tiene mucho de calle también.” La corista que nos acompaña, Daiana, cree que al ser una carrera de composición, debería incluirse un taller o seminario que ayude con la composición de las letras de las canciones; ya que no existe materia alguna en el plan de estudio que contemple esa necesidad.


MOVIDA LOCAL
Cuando hablamos de la movida local, todos son optimistas. Reconocen que esta ciudad está a la altura de grandes ciudades. La gran cantidad y calidad de músicos locales hacen que Villa María tenga una nutrida propuesta musical.
Sin embargo, tampoco es el paraíso, como bien lo expresa Daina Cativelli “hay lugares, pero falta un lugar donde todo este cómodo y en su lugar, porque hay lugares, pero a uno le falta esto, al otro lo otro… Los músicos necesitamos un lugar bien puesto, grande, donde todo suene bien, etc. La mayor movida que se hace es porque la generan sus propios músicos; los que deben ocuparse de esto traen bandas de otros lados, en vez de aprovechar los músicos de acá, está la carrera de música, que no es poco. Acá hay bandas muy buenas.”
El público de estas presentaciones, como lo hemos repetido en otras ocasiones, asisten y cantan las canciones que son propias, actitud que en otros lados no se ve.


GRUPO HUMANO
El grupo está contento y se siente realizado en lo que vienen consiguiendo como banda que desarrolla el funk. Se apoyan mutuamente y reconocen que “un compañero de banda es más que un compañero de trabajo, te tenés que llevar muy bien”.
Joseph Johnson
“Cuando conocimos a Carlitos (Loarte Flores) no podíamos creer como tocaba, era un Messi de la guitarra, y lo agarramos antes de que lo agarrara otro” (risas), “pero alguien puede ser buen instrumentista pero no puede funcionar en un grupo. Tuvimos la suerte de que Carlos es un gran tipo.” Los miembros de la banda están contentos de tener buenos integrantes, una banda en la que no sobresale ninguno y como dice el vocalista “me llevo el paquete entero”.
Una de las claves está allí, en “saber criticarnos y aceptar las criticas”; pero no solo criticar, sino como dice Daiana, “es bueno reconocer también cuando las cosas se hacen bien.”
Así son estos jóvenes, alumnos universitarios, de presente pleno y un provechoso futuro, que desde un grupo humano y musical muestran su arte, para que la gente se divierta y ellos mismos también lo disfruten. Una filosofía de vida que los mantiene unidos, como una sociedad, esa que han dado en llamarse “La Funkbuster Society”.



Disco debut "Lluvia" 

LA FUNKBUSTER SOCIETY es:

Mayco Albin
Daiana Belen Cativelli
Fausto Tomás Vercellino
Joseph Johnson
Emiliano Borio
Eugenia Lauría
Carlos Loarte Flores

http://www.myspace.com/lafunkbustersociety







FUNERAL DEL CAMPO
(Letras de Fausto Vercellino, música de La funkbuster)


Yo me crie en el campo, en el medio de los chanchos
alimentando un animal, me sentía un criminal
cuando tenía que capar para que puedan engordar
no podia asimilar lo delictivo de este mal.
Así es la ley, así es como debe ser
Los más obesos van jugados hasta los huesos
Lo criminal, lo desigual, lo más rupestre
el hombre es el Mufasa de esta jungla silvestre

La sangre va del campo a la ciudad.
El funeral del campo.

Se me partía el alma cuando el lechoncito
llamaba a su mamá pidiéndole a los gritos
que por favor, que lo venga a rescatar
que había un “guaso culiau” que lo quería engordar
Y la tristeza, en medio e´ la pobreza
a veces no había nada arriba de la mesa
Por eso recurrimos al instinto animal
chanchos, gallinas y las vacas a sacrificar

La sangre va del campo a la ciudad.
El funeral del campo.

Y vos tan cómodo sentado a la mesa
disfrutando de un vinito y una buena hamburguesa
No sabés lo que me pasa cuando debo enfrentar
a los capones hermanos que me dicen:
"Hey man, hey man... ¿Dónde está tu dignidad?"

Y la historia se repite en estos lados
la urbanización que provoca degeneración
por parte de la gran corporación
que te tiene de los pelos por un poco de dolor.
Te va engordando, te va llenando
con un montón de promesas que no tienen ni un poquito de respaldo
Y sin embargo, desde lo alto
La misma gente que nos sigue dominando.

La sangre va del campo a la ciudad.
El funeral del campo.



(*) Publicado en EL DIARIO del Centro del País, domingo 18 de setiembre de 2011.-



Publicar un comentario