domingo, 12 de septiembre de 2004

Cuentos de Terror - Alberto Laiseca

Cuentos de Terror - Alberto Laiseca
El canal I-Sat e Interzona Editora lanzaron un proyecto sin precedentes, en él, Alberto Laiseca nos abre dos puertas que conducen al mismo destino: el terror.

Primera puerta: El LIBRO.
“CUENTOS DE TERROR” es un horripilante pero exquisito popurrí de relatos del siglo pasado, algunos traducidos por Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Rodolfo Walsh, entre otros. Dentro de esta muestra más que representativa del oscuro género, se destacan: “LA MUJER INDIA” (Bram Stoker); “EL CABALLITO DE MADERA” (D. H. Lawrence); “LOS INTRUSOS” (Saki); “LA GALLINA DEGOLLADA” y “LA MIEL SILVESTRE” (Horacio Quiroga y “CUENTOS DE LA NEGRA TOMASA” (Alberto Laiseca). Los escritores en su mayoría son extranjeros, sólo este último par representa a la comunidad hispanohablante y deja entrever que este tipo de literatura [por lo menos] en Argentina esta devaluada. Acompañan a los textos sucintas biografías que enriquecen el libro, ya que aportan datos significativos para lograr una mejor comprensión de estos escritos.
El diseño del libro en general es excelente: las tapas poseen raspaduras en su rededor, el rostro endemoniado del orador enmarcado lúgubremente en un fondo negro y las hojas están manchadas por doquier.
El prólogo testimonia la manera en que Laiseca asistía furtivamente de niño, a oír los relatos “verídicos” que las viejas contaban a la vuelta de su casa en Camino Aldao. Su padre se lo había prohibido terminantemente, ya que luego no podía dormir; pero esta orden nunca fue acatada ni se arrepintió de desobedecerla. Este aspecto, está íntimamente relacionado con el niño Virgilio (de los “CUENTOS DE LA NEGRA TOMASA”); a tal punto que podríamos afirmar que este personaje es el retrato ficcionalizado del escritor.

Segunda puerta: El VÍDEO.
La originalidad de este emprendimiento deriva de la inclusión de un videocassette, que contiene una selección de siete cuentos de los diecisiete que integran la antología. Estas narraciones, en donde se recupera la antiquísima tradición de la oralidad, fueron extraídas del microprograma que el escritor rosarino, realiza desde el 2002, y que se emite todos los viernes a las 22:00 Hs por I-Sat (frecuencia 32 de Multicanal - Villa María).
Nuestro tétrico narrador –iluminado por un haz de luz que penetra a través de una rejilla– y sentado bajo un ventilador que gira pesadamente, dará comienzo a la historia de la semana. Posteriormente encenderá un cigarro, y el humo ascenderá en volutas en esa atmósfera donde reina la oscuridad; pero no el silencio. La música de fondo es tenebrosa, irá acompañada de sonidos de campanas, golpes inesperados y demás ruidos extraños; pero estos efectos quedarán opacados por risas diabólicas, silencios sepulcrales, miradas penetrantes y profundas, chillidos punzantes y demás artilugios auditivos emitidos por Laiseca. En fin, sonidos que potencian y condimentan el sabor de las historias recetadas por diversos escritores y preparadas por el autor de “LOS SORIAS”. En relación a los escasos efectos especiales (si les cabe ese nombre), mencionaremos la superposición de voces del orador, imágenes borrosas y cambio de cámaras. Cada relato posee una duración promedio de seis minutos, tiempo más que suficiente para estremecernos y tensionarnos con la historia.
Para resumir, estamos invitados a una inusual cena, donde nuestro anfitrión –Laiseca–, nos deleitará con amplio manjar de cuentos de tinte morboso. A la mesa podremos llegar de dos maneras: mediante la lectura de la antología textual o prestando nuestros sentidos a la voz de nuestro orador.

LO POSITIVO: El diseño del libro; la selección de los cuentos y por sobre todo la originalidad de este experimento editorial.
LO NEGATIVO: El cuidado de la edición posee una leve falla en el tipeo de los cuentos, hay vocales y consonantes que se agregan donde no corresponden, omisiones e intercalación de las mismas; lo que da como resultado algunos gustitos amargos en la lectura. Fuera de este aspecto menor, todo lo demás es positivo.

(*) Publicado en EL DIARIO DEL CENTRO DEL PAÍS, el domingo 12 de setiembre de 2004.-

Publicar un comentario