domingo, 28 de mayo de 2006

Entrevista a Mario Breuer

ENTREVISTA A MARIO BREUER



Durante la semana pasada visitó nuestra ciudad el ingeniero en sonido Mario Breuer, un profesional de renombre que ha trabajado durante más de 25 años con artistas de la talla de Andrés Calamaro, Patricio Rey, Charly García, el Cuchi Leguizamón, León Gieco, Vox Dei, Leo Masliah, La Ley, Rubén Rada y ocuparíamos toda la página si continuáramos. En estas jornadas en Villa María, Breuer se ocupó de grabar el disco del Ensamble Instrumental de la UNVM, el cual es dirigido por el profesor Luis Nani. En ese disco quedarán registradas las obras que fueron compuestas por alumnos como docentes de esa institución. Fueron jornadas completas de intensa labor, trabajando hasta el 25 de mayo inclusive, que se alivianaron con el profesionalismo y el inevitable humor de ese profesional, que manifestó a EL DIARIO irse con sabor a triunfo. Lo que sigue a continuación es parte de una entrevista que mantuvimos el día de su partida.


- ¿Cómo fueron las circunstancias que lo trajeron a Villa María?
- En realidad yo vine a Villa María hará como un año y medio más o menos o dos quizás, me habían invitado a la universidad a dar una charla, un seminario sobre producción de música y allí fue como quedó un contacto con la gente de la universidad. Me había cruzado con Luis, quien me había comentado sobre un proyecto para grabar; el año pasado se fue reflotando eso de a poco y bueno así como termine viniendo a grabar este proyecto.

- ¿En qué consiste esa tarea?
- Yo soy ingeniero en grabación, pero les vine a dar una mano con la pre-producción, hace una tres o cuatro semanas que estuve en un ensayo, escuché las obras, lo grabé y busqué los defectos que había que mejorar, y de alguna manera fuimos buscando una metodología para subsanar esos defectos, por suerte fue muy rendidor, porque yo diría que el 80 o el 90% de los problemas serios que había se solucionaron.

- Después de haber trabajado con innumerables grupos y solistas de Argentina y Latinoamérica, y con más de 25 años de experiencia, ¿qué proyectos tiene aún pendientes?
- No sé, los que tengo pendiente, básicamente son todos los que van a venir (risas). La verdad que hace algún tiempo cumplí mi sueño de adolescente y me tocó trabajar con gente increíble en condiciones increíbles, pude ir más allá de lo que fueron mis sueños. La verdad que estoy muy agradecido por eso y de alguna manera me voy enamorando de cada cosa que hago y cada vez estoy haciendo algo me parece que estoy haciendo lo mejor que podría estar haciendo en ese momento. No sé si decir que tengo deudas pendientes, pero no sé; alguno que me quedó colgado es que me gustaría grabar con Carlos Santana y con Peter Gabriel, son dos músicos con los cuales me gustaría alguna vez encontrarme.

- ¿Cómo ve la actualidad de la relación entre las productoras independientes y los grandes sellos discográficos?
- Hoy en día lo que ha ocurrido después de la debacle generada en parte por las copiadoras de cd baratas y por la difusión gratis de música por internet es que se quebró la hegemonía, durante todo el siglo pasado los artistas que sacaban discos, eran aquellos que eran elegidos por algunas pocas compañías discográficas. La verdad que en el mundo no son muchas las compañías, había siete u ocho que eran las más grandes y que decidían el 90% de la música que iba a tener no sólo una edición sino una difusión importante, quedando afuera el otro 97% de los músicos de los cuales algunos eran buenos, otros mediocres y otros malos. De todas maneras quedaba mucho afuera y definitivamente quedaba mucho afuera de lo muy bueno, entonces con esta situación donde el disco dejó de ser un gran negocio hay más espacios. Han dejado de ser los reguladores en esta industria, hoy en día es muy común las ediciones independientes, a través de sellos pequeños o independientes o a través de ningún sello, simplemente cada músico, se lo produce, se lo graba y se lo edita bajo su propio sello y lo vende en sus recitales, en algunas disquerías. Me parece que está bueno, el corolario de esta historia es que dejaron de haber unos pocos señores decidiendo que música iba a ser editada y difundida de cada país. Ahora la opción y la oferta es mucho más grande, no todos los discos que se editan son fáciles de conseguir, pero hoy en día a través de internet, sin necesidad de bajarse los temas gratis uno puede acceder a un montón de músicos y artistas que tienen sus discos a la venta y esto no hubiera ocurrido hace diez años con esos pocos señores. Todo este nuevo escenario de la industria discográfica me parece que en algún punto es muy favorable para los músicos, ya no necesitan ir por las compañías y esperar horas y horas en los pasillos a ver si alguien le dice “ok, te contratamos y podes sacar tu disco”.

- En un fragmento de su curriculum usted dice, “hacer música con buen gusto y sentido comercial es posible”, ¿por qué entiende eso?
- Porque la música va cargada de un montón de elementos. Dícese de la música comercial aquella que le gusta a la mayoría de la gente, uno puede transmitir un montón de cosas y llegar con buen gusto, lamentablemente el gran porcentaje del mercado discográfico, de la gente compra, no es gente que típicamente tengan como muy buen gusto, si no por lo general tienden a la mediocridad; sin embargo por ahí la misma gente que compra canciones, producciones o música que quizás no esté bien hecha, y no está afinado, y no está con buen gusto, pero por ahí tiene una letra con la cual la gente se identifica o una melodía que gusta. Uno también puede hacer música que está como bien hecha y bien producida con buen gusto y también tener los elementos comerciales, aquellas cosas que hacen el público se enamore de una canción. Está definitiva e inevitablemente asociado lo comercial con la “música barata”, pero de tanto en tanto aparece algún artista que hace canciones que son buenas, chicos como los Redondos que dentro de todo hacen una música que está bien, con una letra que está bien y también resulta ser comercial.

- ¿Cómo ve a la Licenciatura en Composición Musical?
- A mí me parece que está muy bien, me parece desde ya loable que exista la carrera Licenciatura en Composición Musical con orientación en música popular, porque entiendo que es la única universidad donde existe esa orientación; hay algo parecido creo que en la Universidad de Cuyo, pero no es una cosa así orientada a una carrera de música popular. Me sorprendió mucho porque vengo de grabar un montón de piezas que son de alumnos y profesores, gente que es de acá de esta institución y me parece que hay un nivel muy alto, creo que este lugar es una gran cosa (se refiere al Teatrino la sala de control): Yo no sé si se usa todo lo que se podría utilizar, tienen recursos técnicos buenos que me parece que están un poquito como desaprovechados; todo siempre puede estar mejor, pero si yo en dos días pude grabar un disco, en la semana quedaban cinco días más y podía grabar dos discos más también, y no veo que se haga y no veo que se aproveche. No creo que se hagan los recitales suficientes que se podrían hacer acá, aprovechar este lugar, ya que es una institución de peculio nacional, aprovechar para difundir la música, en principio de Villa María, los de las ciudades vecinas. El lugar está tiene luces, hay equipos de sonido, se puede grabar; o sea, esto está es cuestión de hacerlo funcionar y está la gente, hay que hacerlo andar, hay que programarlo.

- Con respecto al Ensamble Instrumental, ¿qué apreciación le merece?
- Me gustó mucho, cuando vine hace tres semanas me asusté un poquito, pero la verdad que me voy una vez más con sabor a triunfo, me parece muy bien lo que hemos hecho acá. Si bien es un disco con una producción muy particular, porque grabamos todos en vivo y en dos días, es como una cosa heroica; el resultado logrado, a pesar de recursos muy elementales, pero consistente es muy bueno. Creo que si este ensamble gracias a este disco logra conectarse con otras universidades o entidades que hagan algo parecido, yo creo que se puede empezar a mover y tendría que ser difundido, las obras están muy buenas y la performance también. Este ensamble, si hacen bien las cosas, de aquí a dos años tendrían que hacer una gira en veinte ciudades de Estados Unidos o ciudades de Europa tranquilamente, no veo porque no.

Finalmente, le consultamos sobre cual sería el próximo paso, a lo que nos manifestó con excesiva humildad que continuará un trabajo de pos-producción, pero que “no va a ser muy difícil porque la orquesta ya suena bien, hay que acomodar unas cositas y hacer que suene lindo, nada más.”
(*) Publicado en EL DIARIO DEL CENTRO DEL PAÍS el domingo 28 de mayo de 2006.-
Publicar un comentario