domingo, 17 de diciembre de 2006

Lluvia de sonidos

LLUVIA DE SONIDOS
SOBRE LA MUESTRA ANUAL DE TRABAJOS PRÁCTICOS
DE LA CÁTEDRA “SÓNIDO Y MUSICALIZACIÓN” DE LA UNVM
Diseño de afice e invitación por Sebastián Perotti



¿Cuántas veces nos hemos preguntado qué es lo que se estudia en una carrera como la Licenciatura en Diseño y Producción de Imagen? Una respuesta posible y aproximada pudo ser la que vivimos el pasado 4 de diciembre, cuando fuimos invitados para presenciar una de las muestras que se lleva a cabo durante varios años por los alumnos de la cátedra “Sonido y musicalización”.
El lugar que reunió a la gente de la imagen fue el Café de la Música donde en una emotiva velada, los alumnos de primer y segundo año de esa carrera fueron acompañados por profesores, directivos y público en general que presencio un espectáculo sin quizás quererlo.
La muestra inició pisando las 22 y abarco una gran cantidad de trabajos de diferentes extensiones, temáticas y técnicas empleadas. Así en las diferentes pantallas del lugar se proyectaron y el público pudo presenciar que es lo que hacen los alumnos de una de las carreras mejores equipadas del país y que se encuentra aquí en nuestra Villa María.
La cátedra de “Sonido y musicalización” está a cargo del profesor Flavio Govednik que a manera de animador fue presentado cada uno de los trabajos y revelando de que manera se fueron gestando los mismos; una vez que los trabajos se exhibían los alumnos eran convocados al escenario donde daban cuenta de cómo se les ocurrió las ideas, de qué manera pudieron resolver las cuestiones técnicas, y hasta fue el momento de repartir agradecimientos para quiénes ayudaron y colaboraron para que los mismos pudieran terminarse.


TOMA I
Algunos de los trabajos, que eran muy variados, consistían en lo que se llama el “doblaje de películas”; es decir, los alumnos seleccionaban un fragmento de alguna película conocida y en base a ello modificaban todo lo referido al tema audio. Así de esa manera, podía verse por ejemplo a Gastón Pauls y escucharlo con la voz de los alumnos; a ello se le sumaba la gran cantidad de sonidos que se deben emplear para crear el ambiente y lograr esa magia que uno puede apreciar cuando mira las películas. En algunos casos, como lo mencionaron en sus exposiciones, los educandos conseguían los sonidos y principalmente ruidos desde Internet, adquiriendo muchas bibliotecas de sonidos en CD, etc.; otros más osados se tomaron el desafío de recrearlos en base a pequeñas cosas que tenían a mano para crear el sonido de una puerta, una pisada, de algún disparo, etc.
Hubo también animaciones en Macromedia Flash, un programa muy utilizado en web y ya convertido en un estándar; el desafío fue aún mayor, por un lado crear los dibujos, armar la historia e insertarle los sonidos para lograr un trabajo compacto no es nada fácil.
Otros trabajos se ocuparon de mostrarnos a manera de diapositivas una seguidilla de imágenes estáticas en las que se hacía foco lentamente en algún objeto o persona en particular, creando una sensación de viveza, de actividad. Muy importante fue la tarea de incluir los sonidos y ruidos a los mismos porque, créame lector, no se necesitaba mucho esfuerzo para imaginarse la situación. El sonido nos envolvía y creaba esa sensación de verosimilitud que muchas veces no se logra; aunque aquí sí. De esa manera podíamos ver como se quemaban los árboles y percibir el sonido del fuego devorándolo todo, al mismo tiempo, mirar hacia el cielo y ver un avión hidrante esparciendo agua para minimizar la situación que parece incontrolable y al bajarla ver en la tierra los bomberos con sus mangueras trabajando sin descanso con el mismo fin.
Las mixturas nos faltaron en trabajos que ya tomaban la categoría de “cortos”, donde se mezclaban una historia ficcional con música original creada por alumnos de la Lic. en Composición Musical. Se logra así que alumnos de las dos carreras artísticas de las UNVM confluyan en un mismo trabajo que enorgullece a las dos partes y a esa institución toda. Un verdadero logro que debe ser explotado con mayor frecuencia y que posibilita este diálogo inter-carrera tan enriquecedor.
La gran cantidad de variantes que hay en los trabajos no se limita a este solo muestrario, pero sólo para intentar hacer un cierre, ya que el espacio es tirano, mencionaremos uno más. ¿Quién no recuerda cierto fragmento de alguna película donde la tensión del momento va íntimamente ligada a la banda sonora? En la velada de ese Lunes, varios trabajos mostraron y demostraron quizás como la música puede cambiar completamente el clima de una situación. Así de esa manera, se proyectó tres o cuatro veces un mismo fragmento de una película con diferentes músicas, rápidas, lentas... Es increíble como, al ver dos veces una misma secuencia de video pero con diferente músicas, puede hacernos sentir un clima de tensión en la primera pasada y con otra composición un clima de enorme tranquilidad.


TOMA II
Mención aparte merece observar en esas producciones como los alumnos reflejan el conocimiento y el compromiso por lo que sucede o sucedió en nuestras vidas. En una gran mayoría de esos documentos aparecen los iconos de quienes delinearon los caminos de las poblaciones, mostrando a un Adolfo Hitler y sus tropas en pleno apogeo; a un Bush empecinado en su campaña por apropiarse con violencia de las tierras y el petróleo de Medido Oriente, sin importar las consecuencias humanas de los invadidos como de los invasores; recordarnos a su vez la época de la dictadura en Argentina que tanto nos marcó; pero también se reflejó otras problemáticas como la de los desastres naturales provocados por el accionar humano y utilizar el mismo trabajo práctico para bregar en pos de la concientización.


TOMA FINAL
Varios puntos hay que recalcar de esta muestra y de la proyección de sus trabajos; en primera instancia la originalidad con que son abordadas las temáticas y la multiplicidad de técnicas adoptadas; seguidamente decir que la calidad de los trabajos son muy buenos y en algunos casos excelentes, aunque no podemos detenernos a mencionar a cada uno por las cuestiones de espacio; tercero, que los productores de los mismos son alumnos de primer y segundo año de la Licenciatura en Diseño y Producción de Imagen, con esto intentamos decir que recién están iniciándose en esta tarea del sonido e imagen con lo cual es más meritorio aún; en cuarto lugar, resaltar el espíritu crítico con que han sabido retratar sus productos; y finalmente incentivar y abrir el juego entre las dos carreras mencionadas, la de diseño y la de música, porque tuvimos la oportunidad de ver la punta del ovillo, pero creemos que se puede explotar más los recursos técnicos y humanos si se trabaja de manera interdisciplinar.
Desde estas páginas aplaudimos y apoyamos las iniciativas como esta; donde se trata de mostrar en público las producciones de los alumnos de una cátedra la universidad que inician su camino por un placentero pero arduo oficio.
¡Corten!



(*) Publicado en EL DIARIO DEL CENTRO DEL PAÍS, el domingo 17 de diciembre de 2006.-
Publicar un comentario