domingo, 25 de junio de 2006

La Vela Puerca en Córdoba

Más Vela que Puerca
La banda lidera por Sebastián Teysera se presentó el viernes en la Vieja Usina
Texto: Darío Falconi
Fotos: Luis Tuninetti

La Vela Puerca regresó a Córdoba para continuar con la gira de su último disco, lo hizo en la Vieja Usina ante un marco de seis mil personas, que ovacionaron a quienes son el estandarte del ska-rock uruguayo en Argentina.

Desde tiempos ancestrales, los individuos de una comunidad se reunían para rezar o practicar una serie de ritos, con el fin de que sus dioses se presentasen y escuchasen sus plegarias. Algo similar pasó el viernes pasado en la Vieja Usina, cuando La Vela Puerca retornó a Córdoba para continuar con el tour “A contraluz”. El show estaba previsto para las 21, pero comenzó casi una hora y media después; desde hacía rato los fanáticos coreaban los temas de la banda charrúa, con mayor aceptación en nuestro país, intentando acelerar su llegada al escenario. De esa manera se sucedían los estribillos de “El viejo”, “De atar”, “Zafar” y tantos otros éxitos que los incrustó en nuestro imaginario musical. A más de una hora de espera, el público continuó con ese rito de invocar a la banda que se hacía rogar; pero ya ahora con un canto más imperativo, “Olé olé olá / vinimo’ a ver La Vela / ¿La Vela dónde está?”
Un cuarto de hora después, las luces se extinguieron y La Vela [arre]metió a todos en “Un frasco”, un corte de la más reciente placa, que nos cuenta nada menos el macabro plan de un sujeto que quiere darle muerte a los hipócritas mediante la ingesta de un buen vino con dosis de un veneno “lento, suave, letal.” Casi sin pausa le tocó el turno a “Llenos de magia”, qué enloqueció al público, a tal punto, que “el enano” Teysera recibió del público una zapatilla que mantuvo como amuleto en el transcurso de la canción.
El entusiasmado público no dejaba de corear ninguna canción, parecía que todas las ejecuciones eran hits; aunque en realidad lo son, ya que tanto “De bichos y flores”, el disco del 2001 y “A contraluz” del 2004; encierran excelentes canciones que son por demás adictivas. El éxito del penúltimo disco les abrió las puertas de todo el planeta, llevándolos a tocar a Europa y por toda América. De los tres discos que editó la banda, con la producción de Gustavo Santaolalla, el anterior es el más sublime y un disco que no debe faltar en nuestra discoteca; en cuanto al disco del 2004, viene a ser la cereza del postre, que coloca a los yoruguas en el podio del ska-rock latino. Esos excelentes CD’s obligan al octeto a mejorar lo que parece inmejorable. Según testimonios de uno de los cantantes, ya poseen entre 23 y 26 temas para el nuevo trabajo que lanzarán aproximadamente en marzo del próximo año.
Pero no todo es un jardín de rosas, las ejecuciones tenían en el mismo grado de perfección que las grabaciones lo que nos permitía anticiparnos a los acordes, gritos o frases que Teysera desparramaba en la multitud. Esta actitud anulaba casi por completo el efecto de la sorpresa que uno tanto espera recibir en estos tipos de espectáculos en vivo. Hay que destacar también un par de intervenciones acústicas, una de ellas fue “José sabía” cantada entre Teysera y el público; aunque la perla que más brillo en la noche, fue la interpretación a dúo de “En el limbo” con teclados de Marcel Curuchet, tecladista de No Te Va Gustar.
Seguidamente volvieron todos a la carga con lo que denominaron “los caprichitos de La Vela Puerca”, o lo que es lo mismo, covers de aquellas bandas que escuchaban en sus inicios cuando muchos de sus los proto-músicos “no tocaban ni siquiera un timbre”. Ejecutaron de manera impecable “No tan distintos” de Sumo, “El pan de los ángeles” de Barricada y “Radio Crimen” de La Polla Records.
Brillaron por su ausencia las nuevas composiciones de las que más arriba se jactan, y no es que sean un secreto nacional, ya que cuando realizaron sus tres presentaciones consecutivas y repletas en el Luna Park, compartieron con la audiencia “Neutro” y “Colabore”.
Para ir resumiendo, fue un extenso show de poco más de dos horas, donde descargaron de su artillería treinta y tres composiciones (tienen grabados cuarenta temas) volviendo a demostrar porque han llegado donde están.
Como dato final y quizás ante el insistente cántico de “volveremos, volveremos / volveremos otra vez / volveremos a ser campeones / como en el ’86”, que se barajó en la noche; Teysera les deseó suerte al público argentino por el encuentro futbolístico que mantuvo Argentina con México en el día de ayer.
(*) Publicado en EL DIARIO DEL CENTRO DEL PAÍS el domingo 25 de junio de 2006.-
Publicar un comentario